logisman

Hacia la oficina realmente inteligente: el papel que se puede reutilizar y la impresora que no necesita tinta

El pasado 20 de febrero, se publicó en tecnologia.elpais.com una noticia en la que se indaga sobre el desarrollo de productos como son el papel que se puede reutilizar o una impresora que no necesita tinta, que permitan reducir costes de impresión así como el impacto medioambiental relacionado con la producción y uso de papel.

Este desarrollo suscita muchas preguntas, ¿es viable?, ¿se llegará a establecer su implementación?

Concretamente, la noticia se hace eco de dos desarrollos.

Por un lado, “un tipo de papel fotosensible y reversible en el cual se puede imprimir directamente con luz, borrar y volver a imprimir.” Se trata de un “trabajo conjunto llevado a cabo por equipos de investigadores de la universidad Shandong en China, de la Universidad de California y del laboratorio nacional de Berkeley, en EE. UU.”

Este papel permanece impreso unos cinco días, acabado este tiempo, se desvanece y puede volver a utilizarse hasta casi un centenar de veces antes de que pierda propiedades. Además, también se puede borrar calentando el mismo.

El siguiente desarrollo, una impresora sin tóner ni tinta, una impresora láser desarrollada por investigadores de la universidad tecnológica de Delft, en los Países Bajos.

Ésta usa un haz de luz láser para imprimir quemando directamente la superficie del papel.” Sin embargo, Si intentas hacer algo parecido normalmente tendrás problemas con el color que será más bien marrón. También con la calidad de la impresión, que no será permanente”. En este caso, la impresión se realiza en papel normal y su impresión es permanente.

Aunque puede parecer ciencia ficción, el ahorro de papel, la reducción en los costes de impresión y reducir así el impacto en el medioambiente, que “en todo el mundo, el 35% de los árboles talados se destina a la fabricación de papel y de cartón”, son algunas de las ventajas.

Por otro lado, hay cierto tipo de documentos que deben ser custodiados por ley hasta 25 años, como es el caso de proyectos de algunos Colegios Oficiales. Para éstos, surge la incertidumbre de si los desarrollos llegarán a ser factibles.

¿La repuesta? Probablemente se conocerá en el futuro. Sin duda, se trata de grandes avances.

Por el momento, parece muy complicado llegar a una oficina sin papeles, sobre todo en las pequeñas y medianas empresas que deben adaptarse rápidamente a este proceso si quieren ser competitivas en su respectivos mercados.

Desde Logisman, ayudamos a la PYME en el proceso de Transformación Digital a través de un cambio escalonado en el tiempo y en los procesos internos de cada una de las organizaciones. Cada vez nuestro entorno es más digital, sin embargo, el papel tiene un rol muy importante que no debemos dejar de lado, una gestión que permita aplacar ambas necesidades se convierte en fundamental.

 

 

Histórico