logisman

Los registros civiles de los juzgados de paz siguen rendidos al papel.

Los registros civiles de los juzgados de paz de la zona continúan rendidos al papel. En algunos concellos como es el caso de Agolada, los responsables municipales, acometieron una importante tarea de encuadernación y puesta a punto de los libros y no están dispuestos a desprenderse de ellos así como así, en el caso de que los juzgados de paz pierdan sus atribuciones como registros civiles.

Son libros que atesoran la memoria viva de los habitantes de cada municipio y una información muy valiosa tanto para los vecinos como para los historiadores e investigadores. Una cantidad ingente de información que, en muchos casos, ocupa varias estanterías. En todos los casos la información está recogida desde 1871, que fue cuando se crearon los registros civiles a la actualidad.

Solo los registros civiles de Silleda junto con los situados en los juzgados de Lalín y A Estrada tienen la información digitalizada a partir del año 1950.

En el resto, la mayoría tiene digitalizados solo los últimos años, aproximadamente desde el 2009 ó 2010, cuando se instauró en los juzgados de paz en programa Infored y se instalaron los ordenadores. Una medida que, recuerdan en los juzgado de paz, supuso una fuerte inversión acometida en aquel momento por la Xunta.

En los de algunos concellos como es el caso de Agolada o Dozón no hay nada digitalizado y toda la información se encuentra en papel y escrita a mano. El mismo método manuscrito que se sigue año tras año en todos los registros civiles.

En los juzgados de paz están convencidos que perderán estas atribuciones y se preguntan qué pasará con los libros, cuánto durará el laborioso proceso de digitalización y qué pasará mientras dure el proceso.

Más información aquí

Histórico